Contratar un arquitecto, ¿pérdida o ganancia de dinero?

 

Contratar un arquitecto no es algo que solamente lleven a cabo aquellas personas que se deciden a construir su propia vivienda y necesitan un profesional que se encargue de todo el diseño de la misma y la planificación del proyecto.

Y es que la labor de un buen arquitecto va mucho más lejos. La labor de un buen arquitecto siempre supondrá un beneficio, nunca una gasto de dinero, es invertir para conseguir mejores resultados por el mismo importe, al final ahorrar.

Uno de los grandes errores de la sociedad actual es pensar que la contratación de un arquitecto para llevar a cabo un proyecto determinado supone un coste añadido o adiciona del que se puede prescindir, pero nada más lejos de la realidad.

Contratar un arquitecto se presenta como una magnífica inversión a corto ,medio y largo plazo, y es que hay que tener en consideración que son muchas las consecuencias que se pueden sufrir por no contar con los servicios profesionales de un arquitecto.

Es norma general llamar a un albañil para saber lo que cuestan las cosas, pero esta claro que será el ojo del albañil el que te lo diga, pues aunque le expliques todo lo que quieres hacer nunca será ni por asomo la realidad.

El precio puede que sea muy económico, y posteriormente te vaya cobrando todo según se valla enterando lo que le cuesta a él. O que el precio sea tan elevado que tenga margen para hacerlo, aunque de todos modos te buscara la forma de cobrarte algo que se le haya olvidado.

Esto te genera mucho estres e importantes gastos extras e imprevistos, así como un incremento en el tiempo de ejecución de la construcción. No consideras que es mas razonable realizar un proyecto, y luego solicitar presupuesto, por lo menos podremos comparar los precios, ante una misma solución. lógico ¿No?

 

Motivos por los que contratar un arquitecto

 

La contratación de este tecnico cualificado es fundamental para poder contar con las máximas garantías durante todo el proyecto.

Como bien es sabido, lo barato suele salir caro, y el ámbito de la construcción y arquitectura el coste puede elevarse de manera considerable, de ahí que valga la pena pagar los honorarios del arquitecto ante cualquier proyecto que se tenga entre manos.

Existen muchos motivos por los que contratarlo:

  • Formación

Evidentemente, la formación de la que dispone un arquitecto no la tiene ningún otro profesional dedicado a la construcción o ejecución de obras.

Un arquitecto es capaz de diseñar, coordinar y gestionar proyectos de edificación gracias a su preparación académica y experiencia en el sector.

  • Materiales adecuados

La contratación de un arquitecto permitirá que solamente se seleccionen aquellos materiales más adecuados para la construcción en cuestión, ya que este tipo de profesionales son conocedores de todas sus características (belleza, acabados, texturas, colores, durabilidad, coste, etc.).

  • Trámites y gestiones

Es un profesional que conoce todos aquellos trámites y gestiones que han de llevarse a cabo a nivel municipal y administrativo en cada tipo de proyecto.

Estos profesionales facilitan los trámites y podrán encargarse de gestionar las licencias, los seguros vigentes, así como el cumplimiento de las diferentes normativas.

  • Administración

No hay nadie mejor técnico de la construcción para llevar un control y seguimiento de cada una de las etapas del proyecto y obra.

La planificación de la obra, así como la definición del proyecto, son pasos indispensables para poder evitar desviaciones de presupuesto, así como para evitar gastos imprevistos e innecesarios.

  • Seguridad

Esta capacitado para  saber priorizar las decisiones, así como las necesidades y requerimientos de cada cliente.

Y todo ello siempre velando por la seguridad y la calidad de cada obra, velando por los intereses del cliente.

El proyecto deberá ser siempre fiel a la calidad y exigencias que se reflejan en el proyecto.

  • Comunicación con el cliente

El papel de cualquier arquitecto es conseguir dar forma a las necesidades que tenga cada cliente, escuchando e interpretando lo que necesita cada persona, cada cliente en concreto.

Y es que es verdad que no hay dos clientes iguales, cada cliente es único y recibirá una atención completamente personalizada.

Lógicamente, el cliente es la pieza angular de cualquier tipo de proyecto, por ello la comunicación siempre será constante y fluida.

Valor añadido

Indiscutiblemente, un buen diseño, una buena planificación, una buena construcción, son capaces de aportar gran valor añadido, lo que se traduce en un mayor valor económico a nivel inmobiliario, con los beneficios que ello conlleva.

A todo ello hay que añadir que la función de un arquitecto será siempre buscar aquellas soluciones más eficientes y económicas para cada cliente.

  • Propuestas originales y creativas

Un arquitecto siempre se encargará de explorar todas las opciones, buscando aquellas que mejor se adapten a las necesidades y presupuesto de cada cliente.

Un arquitecto cuenta con las herramientas precisas para lograr adaptar cada elemento a las preferencias del cliente. La gran ventaja es que el trabajo siempre será original, exclusivo, creativo y personalizado.

En otras palabras, contratar un arquitecto nunca supondrá una pérdida de dinero, todo lo contrario es una inversión. Permitirá ahorrar mucho dinero en errores y decisiones equivocadas que puedan provocar una mala planificación, desarrollo y ejecución del proyecto.

Por eso si te planteas contratar un tecnico barato, solo te recuerdo que lo barato sale caro, ten a los mejores a tu lado,  siempre compensa.

A que esperas, un arquitecto es el que mejor te va a defender.